Cuando necesitas hielo a domicilio en Madrid, es posible que estés pensando en darle un uso muy particular, que puede ir desde la conservación de productos perecederos a la refrigeración de bebidas, entre otros. Para que puedas pedir el tipo de hielo que necesitas en cada momento, te vamos a hablar de los tipos de hielos comerciales más utilizados.

Al solicitar hielo a domicilio en Madrid, es posible pedir seis tipos básicos de hielo:

- El hielo en escamas: es un tipo seco de hielo que se produce en pequeños fragmentos planos con forma de una irregular oblea. Este tipo de hielo es el más utilizado en el sector pesquero a la hora de conservar y presentar el pescado en puertos y lonjas, en mercados, y también para la industria de la carne.

- El hielo en bloques: este tipo de hielo se consigue llenando moldes de metal de agua que después se congela mediante baño de salmuera refrigerada a temperaturas muy inferiores a la de la congelación del agua. Se utiliza para la conservación de productos enlatados, como refrigerante de bebidas gaseosas y botellas de cerveza, fundamentalmente.

- Hielo en tubos: el hielo en tubos se fabrica dentro de la superficie interior de tubos verticales, tomando la forma de cilindros huecos. Tiene los mismos usos que los demás tipos de hielo, pero tarda más en derretirse que, por ejemplo, el hielo en escamas.

- Hielo en placas: este hielo se forma en una cara de una placa refrigerada dispuesta en posición vertical, haciendo que se desprenda al hacer circular agua por la cara contraria, aunque también existen métodos que forman hielo por ambas caras, usando un modelo de descarchado desde dentro de la placa.

- Hielo troceado: esta es una variante del hielo en escamas, aunque es más utilizado para la refrigeración en cámaras cerradas.

Si quieres saber más sobre los hielos comerciales, contacta con nosotros en Hielos Everest.